Camiri, Ciudad conocida también como la ‘Capital Petrolera de Boliva’, cierra una gestión totalmente oscura, una página negra que sus mismos “hijos” se encargaron de escribir en su historia.

El año 2017, será recordado por las futuras generaciones, como el año en que los mismos camireños se encargaron de sepultar el progreso de su ciudad.

El año 2017, será recordado como el año de enfrentamientos, el año de derramamiento de sangre. de humillación. El año en que sus mismas autoridades permitieron el ultraje de sus conciudadanos por parte de la policía, institución corrupta, que se armó hasta los dientes y que con cerca a mil efectivos atacó a pobladores que sólo ejercían su derecho a pedir el cambio de algunas autoridades que no pudieron generar el desarrollo y crear fuentes de trabajo.

Camiri, cierra una gestión con una institucionalidad totalmente destrozada. Comerciantes que no tuvieron la capacidad de sentarse a dialogar para unificarse y concretar grandes proyectos para beneficio de su sector. Transportistas con dirigentes eternizados en el poder y que el cambio en sus cargos, por otros dirigentes nuevos, generó serios conflictos al interior de su institución. Jubilados  Petroleros, descontentos con sus actuales directivos porque no pudieron concretar gestiones a favor de sus afiliados y que en varias oportunidades elaboraron documentos de desconocimiento de sus mandantes.

Un comité Cívico, que no supo mantener la línea o postura de su escencia y que se dejó manosear por intereses sectoriales y personales como fue el caso de los dirigentes guaraníes quienes tiraron la primera piedra y luego escondieron la mano.

Camiri, cierra una gestión triste, con una Cooperativa de agua y alcantarillado envuelta en un torbellino de acusaciones, denuncias, juicios y malos procedimientos entre directivos y trabajadores.

Camiri, cierra el año 2017, mirando cómo no se pudieron concretar las obras que estaban prometidas. Un hospital del segundo nivel que por varios factores no se inició. Un mercado moderno que nunca se concretó. Un hospital para la Caja Petrolera de Salud, cuyo proyecto sigue perdido en la nebulosa de las investigaciones por vicios de corrupción. Un hospital de la Caja Nacional de Salud, cuya refacción y ampliación llevá ya más de tres años sin poder concluir y cuyos trabajos se paralizaron por muchos meses.

Camiri, cierra el año 2017, con un centro cultural concluido, pero que nadie entregó por que no hay quien lo reciba.

Camiri, cierra el año 2017 sin policías cuyas oficinas permanecen cerradas desde hacen 6 meses.

Camiri, cierra el año 2017 con cerca a mil vehículos indocumentados que transitan por las calles de la ciudad sin pagar sus impuestos correspondientes.

Y, finalmente, debemos mencionar que Camiri cierra el año 2017, con una gran contaminación a las aguas del río Parapetí mediante la quebrada la ternera y otros afluentes que se tiene en la ciudad y una gran depredación que realizan en las orillas de este rio, quienes extraen materiales para la construcción, que dicho sea de paso, hay un ¡boom! de construcciones particulares por todas partes de la ciudad. Y la pregunta del millón sería, ¿¿¿ de dónde sale la platita si no hay fuentes de trabajo en la ciudad???.

¡¡¡ DIOS SALVE A CAMIRI !!!

 

 

http://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2017/12/enfrentamientos.jpghttp://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2017/12/enfrentamientos-300x300.jpgIsmael Vargas A.Camiri hace noticiaResaltadoCamiri,Destrozadas,Instituciones
Camiri, Ciudad conocida también como la 'Capital Petrolera de Boliva', cierra una gestión totalmente oscura, una página negra que sus mismos 'hijos' se encargaron de escribir en su historia. El año 2017, será recordado por las futuras generaciones, como el año en que los mismos camireños se encargaron de sepultar...