El gobierno francés considerará imponer un estado de emergencia para evitar que se repitan los que han sido considerados como los peores disturbios de Francia en años, pero por el momento no cambiará un rumbo orientado al diálogo.

Grupos enmascarados y vestidos de negro corrieron por el centro de París el sábado, incendiando automóviles y edificios, saqueando tiendas, rompiendo ventanas y luchando contra la policía en los peores disturbios que la capital ha visto desde 1968, lo que representa el mayor desafío al que Emmanuel Macron se ha enfrentado en sus 18 meses a cargo del país.

Las protestas también sacudieron otras ciudades y pueblos y en toda Francia, desde Charleville Mezieres en el noreste hasta Nantes en el oeste y Marsella en el sur.

“Tenemos que pensar en las medidas que se pueden tomar para que estos incidentes no vuelvan a ocurrir”, dijo a la radio Europa 1 la portavoz del gobierno, Benjamin Griveaux.

La rebelión popular surgió de la nada el 17 de noviembre y se ha propagado rápidamente a través de las redes sociales, con manifestantes bloqueando carreteras en Francia e impidiendo el acceso a centros comerciales, fábricas y puntos de suministro de combustible.

Las protestas comenzaron como una reacción violenta contra los aumentos de los impuestos sobre el combustible de Macron, pero han propiciado una profunda sensación de insatisfacción hacia las reformas económicas liberales, que muchos votantes sienten que favorecen a los ricos y grandes empresas. (Reuters)

http://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2018/12/PROTESTAS.jpeghttp://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2018/12/PROTESTAS-300x300.jpegDaniela Sanquez QuezadaMundoResaltadoCrisis,Francia,Protestas
El gobierno francés considerará imponer un estado de emergencia para evitar que se repitan los que han sido considerados como los peores disturbios de Francia en años, pero por el momento no cambiará un rumbo orientado al diálogo. Grupos enmascarados y vestidos de negro corrieron por el centro de París...