La leucopenia es una enfermedad y un trastorno de la sangre producida por la baja producción de leucocitos o glóbulos blancos (neutrófilos, monocitos, eosinófilos, basófilos y linfocitos), que son generados en la médula ósea, los encargados de combatir contra virus, gérmenes y bacterias en el sistema sanguíneo. Un recuento bajo de leucocitos o glóbulos blancos debilita nuestro sistema inmune y, con ello, estamos expuestos a problemas de infecciones y bacterias.

Los valores correctos de leucocitos (neutrófilos, monocitos, eosinófilos, basófilos y linfocitos) en la sangre se sitúan, en adultos, entre 4.500 y 11.000 unidades por milímetro cúbico de sangre. La cifra puede aumentar cuando se trata de niños. En una leucopenia leve el nivel de glóbulos blancos es inferior a las 3.500 unidades por milímetro cúbico de sangre.

Tipos de leucopenia:

– Neutropenia. Cuando el recuento de neutrófilos, los glóbulos blancos que luchan contra las infecciones ocasionadas por hongos y bacterias, es menor a 1.000 o 1.500 por milímetro cúbico de sangre. Si hay menos de 500 neutrófilos por milímetro cúbico de sangre, es neutropenia severa.

– Linfocitopenia. Si el recuento de linfocitos, que protegen contra las infecciones virales, es menor a 1.000 por milímetro cúbico de sangre.

– Monocitopenia. Cuando el recuento de monocitos, que ayudan a eliminar los tejidos dañados y a regular la respuesta inmunológica del cuerpo, es menor a 150 por milímetro cúbico de sangre.

Síntomas de la leucopenia:

Si se trata de una leucopenia leve es importante tomar las medidas correctas para evitar otras complicaciones.

Cuanto más bajo es el número de leucocitos en sangre las defensas flaquean y los signos pueden ser:

– Malestar general – Debilidad – Vértigo – Migrañas – Algunas infecciones bacterianas y aparición de alergias – Cambios de humor – Fiebre y diarrea – Cansancio extremo y fatiga – Anemia – Trombocitopenia – Inflamación de los ganglios.

Diagnóstico de la leucopenia

Solo es necesario un hemograma completo para conocer los niveles de glóbulos blancos en la sangre circulante. Se recomienda realizar la analítica sanguínea con ayuno previo de más de 8 horas. Además, es importante detallarle al médico el historial de enfermedades y los tratamientos y suplementos que se han consumido durante los últimos meses.

También se puede realizar una biopsia, muestra de tejido, de ganglios linfáticos para detectar posibles anomalías.

Tratamiento y medicación de la leucopenia

El tratamiento para la leucopenia puede variar según la patología subyacente y su gravedad. En algunos casos se pueden administrar esteroides y suplementos vitamínicos, sobre todo de vitamina B, para estimular el funcionamiento de la médula ósea y favorecer la producción de las células sanguíneas. Sin embargo, el médico de cabecera puede derivar el caso a un especialista en hematología si tiene sospecha sobre las causas de la leucopenia.

Prevención de la leucopenia

Los hábitos saludables son la mejor medida de prevención frente a la leucopenia. Se trata de estimular nuestro organismo y, por tanto, nuestro metabolismo con:

– Actividad física frecuente – Dieta saludable rica en frutas y verduras y en agua – Evitando lesiones y riesgos de infecciones -Cuidando la higiene personal, especialmente de la boca y las zonas mucosas – Descanso de sueño reparador de, al menos, 7 horas al día.

(La Vanguardia)

http://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/03/LEUCOPENIA.jpghttp://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/03/LEUCOPENIA-300x300.jpgIsmael Vargas A.ResaltadoSaludeucopenia,Prevención,Sintomas,Tratamientos
La leucopenia es una enfermedad y un trastorno de la sangre producida por la baja producción de leucocitos o glóbulos blancos (neutrófilos, monocitos, eosinófilos, basófilos y linfocitos), que son generados en la médula ósea, los encargados de combatir contra virus, gérmenes y bacterias en el sistema sanguíneo. Un recuento...