Las observaciones del GTC del asteroide 2019 DS1 han mejorado notablemente la determinación de su órbita, lo que permite predecir cuando el objeto volverá a acercarse a la Tierra y a que distancia. 2019 DS1 fue descubierto el 28 de febrero de 2019 por el programa de búsqueda Catalina Sky Survey cuando estaba aproximadamente a 1.000.000 km de la Tierra y desde entonces se fue alejando rápidamente de nuestro planeta. GTC lo observó a más de 50.000.000 de km y, gracias a los datos obtenidos, se ha podido prever que el 26 de febrero de 2082 el asteroide pasará entre la Tierra y la Luna, a una distancia aproximada de 165.000 km. Javier Licandro, coordinador del Área de investigación del IAC, asegura que «esta colaboración IAC-ESA coloca al GTC en la primera línea del programa de Defensa Planetaria».

«El seguimiento de estos asteroides es de fundamental importancia para el programa de Defensa Planetaria», señala Julia de León, Investigadora Principal del grupo del Sistema Solar del IAC. Y añade: «La determinación temprana de un posible impacto permitiría tomar las medidas necesarias para evitarlo o minimizar sus efectos». Estas observaciones y misiones espaciales como Hera (misión que está planificando la ESA y en la que participan investigadores del IAC), son esenciales para proteger a nuestro planeta del impacto de un asteroide. Por ejemplo, 2019 DS1 tiene entre 20 y 40m de diámetro y, en caso de impactar con la Tierra podría generar una catástrofe similar a la que generó el objeto que impactó en Tunguska en 1908. (Fuente: IAC)

Daniela Sanquez QuezadaCienciaResaltadoAsteroides,Programa,Telescopio
  Las observaciones del GTC del asteroide 2019 DS1 han mejorado notablemente la determinación de su órbita, lo que permite predecir cuando el objeto volverá a acercarse a la Tierra y a que distancia. 2019 DS1 fue descubierto el 28 de febrero de 2019 por el programa de búsqueda Catalina...