El Estado le devolverá a Repsol al menos 130 millones de dólares por la perforación del pozo Boyuy X-2, debido a que está dentro del área Caipipendi, que es operada por esa compañía y sus socios. Si se trataba de un contrato independiente, las operadoras habrían asumido el riesgo, lo que hubiese evitado el gasto, afirmaron expertos del área.

El investigador de la Fundación Jubileo Raúl Velásquez explicó que la perforación del pozo ubicado en Tarija requirió una inversión aproximada de 130 millones de dólares por parte del titular del contrato (Repsol Bolivia, Shell Bolivia y PAE).

“En el marco de lo establecido en el Anexo D de los contratos de operación, (los gastos) serían presentados como un costo recuperable, dado que se trata de un área, en este caso Caipipendi, que se encuentra con dos campos en producción (Margarita y Huacaya)”, precisó el investigador de la fundación.

Velásquez sostuvo que la actividad exploratoria en el área de hidrocarburos se caracteriza por un alto riesgo, ya que las probabilidades de encontrar recursos en la zona tradicional (Cochabamba, Chuquisaca, Santa Cruz y Tarija) promedian el 30% y resulta normal en el sector que haya fracasos exploratorios.

Sin embargo, resaltó que el problema se hace complejo cuando estas actividades de exploración se las ejecuta “a contrarreloj” y en un contexto de caída de producción, como resultado de la falta de exploración durante más de una década.

“La situación empeora si son las mismas autoridades del sector las que han generado una falsa expectativa, anunciando anticipadamente posibles reservas, incremento de producción e ingresos adicionales por renta petrolera de un hidrocarburo que aún no ha sido encontrado”, consideró Velásquez.

En ese contexto, mencionó que desde hace más de seis años, tanto el Ministerio de Hidrocarburos como Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) llevan a cabo una serie de anuncios sobre la existencia de hidrocarburos e incluso estiman ingresos por regalías para las regiones, sin siquiera haber iniciado la perforación de un pozo.

Para el analista Hugo del Granado, la petrolera del Estado tendrá que devolver el gasto en el que incurrió la operadora Repsol y sus socios. De acuerdo con sus cálculos, éste oscilará entre los  130 y 150 millones de dólares.

“Es bueno explicar que se tendrá que devolver la inversión como costo recuperable, porque Boyuy no tiene contrato independiente, sino que es parte del bloque Caipipendi”, declaró.

En su criterio, el Gobierno no puede afirmar que la exploración de Boyuy sirvió para obtener información y ganar experiencia geológica del área, ya que ese trabajo se lo habría logrado con menores recursos, por lo que la perforación fue cara al superar los 130 millones de dólares. (Página Siete)

http://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/05/POZO-PETROLERO.jpghttp://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/05/POZO-PETROLERO-300x300.jpgIsmael Vargas A.BoliviaResaltadoDevolución,Estado,Repsol
El Estado le devolverá a Repsol al menos 130 millones de dólares por la perforación del pozo Boyuy X-2, debido a que está dentro del área Caipipendi, que es operada por esa compañía y sus socios. Si se trataba de un contrato independiente, las operadoras habrían asumido el riesgo,...