Determinadas personas con patologías necesitan para su tratamiento fármacos que se administran con un nebulizador, ya que solo están disponibles en forma líquida y necesitan altas dosis de medicamento, o porque son pacientes que no pueden usar correctamente los sistemas convencionales de inhalación.

Para ambos casos está indicado un nebulizador, que es un dispositivo que se usa precisamente para administrar fármacos en forma líquida, vía inhalatoria, mediante una boquilla o una mascarilla. Estos nebulizadores actúan generando aerosoles de partículas líquidas de un tamaño adecuado para que puedan ser inhaladas en el tracto respiratorio inferior.

Para qué patologías está indicado un nebulizador

Los nebulizadores están indicados sobre todo para tratar enfermedades respiratorias como bronquiolitis, bronquitis o bronquiectasias, pero también suele emplearse en el tratamiento de asma o de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), en aquellos casos en que el paciente no es capaz de usar bien un inhalador, porque está muy grave o tiene una avanzada edad.

Los nebulizadores, que solo deben utilizarse bajo prescripción médica, también se utilizan en cuadros de fibrosis quística, para las que se prescriben las nebulizaciones con suero hipertónico de forma rutinaria. Esto ayuda al adecuado drenaje de secreciones.

Estos dispositivos están indicados tanto como pacientes adultos como para niños, incluidos bebés, y presentan la ventaja de que son más fáciles de usar que los inhaladores y permiten que el fármaco llegue directamente en las zonas afectadas de las vías respiratorias, provocando menores efectos secundarios y mayor eficacia. Además, con ellos pueden utilizarse varios medicamentos y combinarlos en una única nebulización.

Tipos de nebulizadores y componentes

En función de las características y la edad del paciente, existen diferentes tipos de nebulizadores:

1.- De malla. Son los más rápidos y eficaces. Cuentan con una malla que vibra a alta frecuencia para convertir el líquido en aerosol. Requieren de una frecuente limpieza y son aptos para nebulizar suero hipertónico, antibióticos, broncodilatadores y antiinflamatorios.

2.- Con compresor. Emplea aire comprimido emitido por un compresor eléctrico o de gas que crea el aerosol. Son el tipo de nebulizadores más económicos y sirven para nebulizar antiinflamatorios, antibióticos, broncodilatadores y suero salino. También reciben el nombre de “tipo Jet”.

3.- Ultrasónicos. Esta modalidad usa vibraciones ultrasónicas para convertir el líquido en aerosol. Hacen menos ruido, suelen ser portátiles y permiten nebulizar grandes cantidades de líquidos. Sin embargo, son los menos utilizados y no se aconseja su uso para administrar fármacos, sino para hidratar la vía respiratoria superior con suero hipertónico.

Un nebulizador está compuesto de tres elementosel compresor, que convierte el medicamento líquido en aerosol a través de aire comprimido, ultrasonidos o una malla; el kit nebulizador, donde está la cámara de nebulización, que es donde se deposita el medicamento a nebulizar; y la boquilla o la mascarilla, con la que el paciente respirará el aerosol.

Los nebulizadores son fáciles de usar, siguiendo un primer paso de preparación del dispositivo y el fármaco; nebulización; y, por último, el proceso de limpieza del sistema. Sin embargo, siempre será nuestro médico de cabecera, neumólogo o pediatra quien debe indicarnos el correcto uso del mismo. (NCYT)

http://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/05/NEBULIZADOR.jpghttp://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/05/NEBULIZADOR-300x300.jpgIsmael Vargas A.ResaltadoSaludNebulizador,Salud,Tratamientos
Determinadas personas con patologías necesitan para su tratamiento fármacos que se administran con un nebulizador, ya que solo están disponibles en forma líquida y necesitan altas dosis de medicamento, o porque son pacientes que no pueden usar correctamente los sistemas convencionales de inhalación. Para ambos casos está indicado un nebulizador, que...