La industria del automóvil avanza de manera acelerada para conseguir un coche del futuro completamente conectado y autónomo. Elon Musk, cofundador de Tesla, aseguró que en el verano de 2020 la empresa pondrá un millón de taxis sin conductor (robotaxis) en la carretera. Cada año se hacen nuevos avances tecnológicos, muchos de ellos encaminados a aumentar la seguridad vial, pero también otros a dar servicios de entretenimiento innovadores a los pasajeros. Algunas de las novedades se presentarán en el Salón Internacional del Automóvil de Barcelona este mes de mayo. Ramon Ribera y Xavier Vilajosana, investigadores del Internet Interdisciplinary Institute (IN3) de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), analizan algunas de las tecnologías y el impacto que pueden tener los coches del futuro en las ciudades.

Evitar el error humano es uno de los objetivos de la conducción autónoma. «Actualmente se está trabajando en varias tecnologías para lograr la máxima seguridad vial», explica Vilajosana, experto en telecomunicaciones y catedrático en el área de sistemas de comunicación de la UOC. «El coche estará conectado a estaciones de telefonía o a dispositivos ubicados junto a la autopista (roadsite units) y tendrá conexión a internet en tiempo real. Habrá una conectividad tan masiva y rápida que el coche tendrá información de las condiciones de la vía y de las accciones que llevan a cabo otros vehículos en tiempo real. Todos los sensores que llevará detectarán obstáculos tanto dentro como fuera de la carretera y advertirán de condiciones adversas como hielo, baches o acciones imprevistas con frenadas bruscas algún centenar de metros más adelante.»

El coche será receptor pero a la vez emisor de información. Gracias a la comunicación entre coches será posible evitar colisiones entre vehículos. «Hay muchas marcas que están trabajando con un mecanismo de evitación anticipada y colaborativa de colisión (anticipated collaborative collision avoidance, ACCA), que detendrá automáticamente el coche cuando, por ejemplo, detecte riesgo de choque de coches en cadena. Será capaz de detectar en una curva sin visibilidad si dos coches más adelante hay un vehículo parado», señala Vilajosana, también investigador principal del grupo Wireless Networks (WINE) del IN3.

También se busca un coche conectado que se pueda conducir solo. Para el investigador, antes de que llegue el coche autotripulado se pasará por diferentes grados de autonomía, desde la conducción asistida hasta una conducción en la que las personas podrán ver una película mientras el vehículo autónomamente las lleva hasta el lugar indicado. Para el apoyo a la conducción vendrá un asistente que cambiará automáticamente de carril el coche o lo enderezará en caso de que el conductor se despiste y cruce la línea continua. «De hecho, esto ya lo hacen coches hoy en día gracias a una cámara, pero si hay alguna anomalía que proviene de otros coches esto no lo pueden evitar», añade.

El coche del futuro será más seguro al estar conectado a internet, porque recibirá información de otros vehículos que lo alertarán de posibles peligros. «Al estar conectado a la red 5G, que tiene mucha más capacidad de enviar datos en tiempo real, podrá recibir mapas de alta definición, con precisión de centímetros. Gracias al GPS podrá saber en todo momento su posición en los límites del carril», apunta.

«La tendencia y la moda del sector es que los vehículos del futuro sean eléctricos, pero este modelo de coche pide a la vez un replanteamiento del entorno urbano, incluso de su carga», apunta Vilajosana. El experto comenta que antes que nada es necesario que los gobiernos fomenten modelos energéticos más limpios y sostenibles. «Con la reciente derogación del impuesto al sol en el Real decreto ley 244/2019, de 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica, los ciudadanos pueden optar por el autoconsumo energético, pero aún no hay mecanismos para compensar o aprovechar el posible excedente de energía que el usuario pueda generar con placas solares. Este excedente se pierde, no se descuenta de la factura del usuario ni la sociedad lo puede aprovechar, por ejemplo, para la carga de coches eléctricos.» (NCYT)

http://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/05/CONDUCTOR.jpghttp://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/05/CONDUCTOR-300x300.jpgKaterine Terrazas PlataResaltadoTecnologíaAutónomo,Coche,futuro
La industria del automóvil avanza de manera acelerada para conseguir un coche del futuro completamente conectado y autónomo. Elon Musk, cofundador de Tesla, aseguró que en el verano de 2020 la empresa pondrá un millón de taxis sin conductor (robotaxis) en la carretera. Cada año se hacen nuevos avances...