Desde que aparecieron los smartphones hace ya más de una década, los teléfonos móviles han pasado de ser un dispositivo tecnológico cuya función principal era la de hacer llamadas telefónicas a convertirse esta práctica en un uso residual.

No obstante, la aparición años antes de los SMS, mensajes cortos de texto, también redujo en una cantidad importante las llamadas telefónicas, pues los mensajes de texto servían, y siguen sirviendo, para conversaciones en las que no es necesario entrar en muchos detalles, no necesitan mucha profundidad.

En cualquier caso, el uso que cada usuario le da a su teléfono es libre, y a través de SMS se pueden mantener conversaciones de todo tipo. Hace años, cuando todavía no existían los smartphones y los teléfonos no tenían acceso a internet, gracias a los mensajes cortos de texto se creó un argot, una jerga, un lenguaje escrito basado en la supresión de caracteres, de modo que se inventó una nueva forma de economía del lenguaje.

En la actualidad, a pesar de que en los sistemas de mensajería instantánea, como WhatsApp, no se penaliza con mayor coste el exceso de caracteres, todavía son muchos usuarios los que optan por acortar sus mensajes, para no tener que teclear tanto.

Ante esta situación descubrimos que lo que es el uso originario del teléfono, hacer llamadas telefónicas, ha pasado a ser una práctica muy secundaria en muchos usuarios, casi residual, de ahí que muchas operadoras de telefonía ofrezcan continuamente tarifas totalmente gratuitas por las llamadas de teléfono.

Los teléfonos actuales, los smartphones, son mucho más que simples aparatos para hacer llamadas telefónicas, de hecho, como comentamos, eso ha pasado a ser algo casi residual en muchos usuarios. Son como pequeños ordenadores, hasta el punto de que la capacidad de almacenamiento de los teléfonos de alta gama es inmensamente superior a la de ordenadores de hace unos años.

Ahí está uno de los riesgos de los teléfonos móviles en la actualidad, perder todos los documentos que se almacenan, ya sea a través de un borrado por error, un fallo del teléfono o directamente que se pierda.

Para evitar estas situaciones, o mejor dicho, para hacer frente a ellas, desde la web https://recuperarfotosborradas.org/ nos muestran cómo hacer posible la recuperación de archivos de todo tipo: imágenes y vídeos, multimedia, etc.

Cuando una persona pierde la información alojada en el móvil, esta pérdida no siempre es definitiva, de modo que no hay que perder la paciencia, webs como la señalada anteriormente resultan de mucha utilidad.

La industria de los accesorios para teléfonos y otros dispositivos móviles

La progresiva dependencia o interés creciente por los teléfonos móviles inteligentes y por otros dispositivos móviles, como las tabletas, pero sin llegar a la penetración que tienen los teléfonos, hace que la industria de los accesorios tecnológicostambién crezca.

Las empresas de tecnología y en general las que están en el negocio de los accesorios para teléfonos móviles deben sacar partido de esta fiebre por la tecnología, por el consumo masivo de dispositivos tecnológicos.

En España, así como otros países de Europa y en el resto del mundo, los usuarios gastamos cada vez más dinero en adquirir teléfonos nuevos. En 2017, cada usuario español invirtió de media 237 euros en adquirir un nuevo smartphone, 61 euros más que en 2015, según un estudio elaborado por la consultora Kantar a finales del año 2017.

Y esta inversión no solo se reduce a los teléfonos, sino también a accesorios que mejoran las funcionalidades del dispositivo o que hacen más cómodo el uso de este pequeño ordenador personal.

Algunos accesorios son imprescindibles o al menos muy recomendables para utilizar el teléfono. Así, cuando compramos un dispositivo, es habitual que incluya auriculares para poder escuchar la radio o música a través de aplicaciones móviles sin necesidad de molestar a otros usuarios.

Las grandes firmas de tecnología, como Apple o Samsung, también se han lanzado a este sector, y en la actualidad vemos que el mercado está inundado de cascos inalámbricos baratos y auriculares Bluetooth. En esta tienda online podemos interesarnos más a fondo por algunos modelos de auriculares. Los cascos son también un buen accesorio para, por ejemplo, hacer deporte mientras escuchamos música desde el teléfono: ya sea en el exterior o en un gimnasio.

La seguridad es otro de esos aspectos a cuidar. Si caemos en la cuenta de que el teléfono móvil es como un pequeño ordenador personal, ¿qué menos que protegerlo de caídas o arañazos? Por esta razón son millones los usuarios de teléfonos móviles que protegen sus dispositivos con fundas o protectores de pantalla.

Y un tercer grupo de accesorios interesantes son las baterías portátiles. A pesar de que en la actualidad los teléfonos de alta gama vienen optimizados al máximo para reducir el consumo de energía, la cantidad de prestaciones que ofrece el teléfono es posible gracias al consumo de batería. Muchos usuarios deciden, por tanto, adquirir baterías portátiles o cargadores externos, de modo que nunca se queden desconectados.

 

http://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/05/07005-TECNOLOGIA.jpghttp://www.elchaco.info/wp-content/uploads/2019/05/07005-TECNOLOGIA-300x300.jpgDaniela Sanquez QuezadaResaltadoTecnologíaresidual,Smartphone,Telefonos Moviles
Desde que aparecieron los smartphones hace ya más de una década, los teléfonos móviles han pasado de ser un dispositivo tecnológico cuya función principal era la de hacer llamadas telefónicas a convertirse esta práctica en un uso residual. No obstante, la aparición años antes de los SMS, mensajes cortos de texto, también redujo en una...